El síndrome del latigazo cervical, 2ª parte: consejos y tratamiento de fisioterapia

En esta entrada de blog, continuación de la anterior, abordaremos el tratamiento del latigazo cervical, y además os daré algunos consejos para sobrellevarlo mejor, espero que os resulte de interés. Allá vamos. 

El tratamiento del latigazo cervical incluye, además del collarín a veces, el uso de antiinflamatorios (como naproxeno, diclofenaco, etc) combinados con analgésicos (paracetamol), la aplicación de frío al inicio y después calor suave, el reposo relativo y ejercicios de movilidad de cuello y hombros y a veces fisioterapia. La utilización del collarín cervical, ya sea blando (más utilizado en los últimos tiempos) o rígido, genera controversia. Hace años era muy común poner collarín a todas las personas que sufrían latigazo cervical, independientemente de la gravedad del mismo; a día de hoy se cuestiona su uso, ya que existe evidencia de que la movilización precoz del cuello se relaciona con menores complicaciones y menor persistencia del dolor. Por tanto, pienso que es normal usar collarín en casos graves o donde existan lesiones estructurales durante un tiempo prudencial, pero en casos leves yo no lo recomendaría.

Si persiste dolor / contractura muscular, la fisioterapia es una buena opción para el tratamiento del esguince cervical, de hecho, es bastante frecuente que los pacientes que han sufrido esta lesión sean enviados a centros de rehabilitación por sus compañías de seguros. Llegados a este punto la pregunta podría ser la siguiente: Si he sufrido un latigazo cervical, ¿tengo que pasar por fisioterapia? Pues bien, bajo mi punto de vista, depende. Si el grado es leve y no tienes síntomas o son muy leves y se pasan en unos días, no hay por qué, pero parece que sí es bueno que hagas ejercicios cervicales durante un tiempo. En cambio, si persisten molestias, problemas en el movimiento del cuello / hombros, etc., tras unos días, la fisioterapia podrá ayudarte mediante la aplicación de técnicas analgésicas y descontracturantes, y enseñándote ejercicios de movilidad, flexibilidad y control motor, además de medidas posturales que serán claves para tu recuperación.

¿Es necesario acudir todos los días a sesiones de fisioterapia? En este caso, mi respuesta es no. Si se realiza un tratamiento de fisioterapia completo y adecuado, no es necesario acudir todos los días, y además hay que dar un poco de tiempo para que los pacientes hagan los ejercicios en casa y esos cambios vayan teniendo efecto.

¿Tengo que ir al centro donde me mande mi seguro? No necesariamente. No hay ninguna ley que te obligue a ello, la ventaja de esto es que tú no tienes que hacer ningún pago, de todo se encarga el seguro. Pero si conoces un centro de fisioterapia de confianza, puedes acudir allí, hacer tu tratamiento y pasar después la factura al seguro, que tendrá la obligación de abonártela. Esto nadie te lo va a contar, pero es así. Si sufres un latigazo cervical puedes ir a tratarte donde tú quieras.

¿En qué debe consistir normalmente el tratamiento de fisioterapia? Lo más adecuado es un tratamiento multimodal  que incluya terapia manual, ejercicio terapéutico, educación y pautas de autocuidado, tal y como está descrito en las guías clínicas. Hay muchas publicaciones que demuestran ya que los ejercicios de movilidad cervical, estiramientos, fortalecimiento, control motor… son efectivos en la reeducación de pacientes con latigazo cervical, por lo tanto, son cruciales para la recuperación, pero funcionan mejor combinados con otras técnicas de fisioterapia. Además, parece que los ejercicios específicos cervicales son más eficaces que realizar actividad física general.

¿Por qué un tratamiento multimodal? Porque en los latigazos cervicales es muy frecuente la activación de puntos gatillo miofasciales , la rigidez articular y la presencia de déficits en el control neuromuscular del cuello y los hombros (esto suele ocurrir en cuadros de dolor cervical en general). Por ello el paciente se beneficiará de diversas técnicas.

Hay que destacar que ya hay publicaciones que nos muestran que las intervenciones pasivas como ultrasonidos, diatermia, calor, hidroterapia, etc., por si solas no son efectivas en el tratamiento de latigazos cervicales. ¿Os suenan estos tratamientos? Pueden ayudar de manera conjunta con otras intervenciones, porque ayudan a la relajación muscular, reducen el dolor… pero por sí solas no tienen un gran efecto.

id-100120636

Image courtesy of Ambro at FreeDigitalPhotos.net

Os comentaré muy someramente qué pasa en los latigazos cervicales con el control motor (aunque es un tema muy complejo que merecería una entrada de blog propia). Siempre que hay dolor, especialmente si es crónico, aparecen problemas del control neuromuscular. En los déficit del control motor se produce un reclutamiento alterado de la musculatura; esto quiere decir que los músculos se contraen en un orden anormal durante las actividades de la vida diaria (en el cuerpo humano hay varios tipos de músculos, dependiendo de su profundidad y su función, con distintos tipos de fibras, y estos se deben contraer en unas secuencias concretas para mantener las posturas y los movimientos de la vida diaria). Normalmente hay problemas en la activación de la musculatura estabilizadora profunda (en el caso del cuello, los músculos largos del cuello y la cabeza, fundamentalmente) y un  exceso en la musculatura superficial. En los latigazos cervicales se ha observado, por ejemplo, un aumento del tono muscular del esterno-cleido-mastoideo y el escaleno anterior, medido con electromiografía. Estos músculos son superficiales y no deberían tener un tono tan elevado. También se ha observado una disminución de la sensibilidad cinestésica (conciencia del movimiento y postura), sobre todo en los pacientes en que el síntoma principal es el vértigo. Se han observador cambios como un aumento de la fatiga muscular, cambios en el tipo de fibra muscular…  En resumen, es primordial reentrenar el control motor en casos de latigazo cervical (y en dolor cervical en general) puesto que estos déficit se instauran pronto y parece que no se resuelven espontáneamente. En conclusión, el ejercicio terapéutico es fundamental para la recuperación del latigazo cervical.

Por último, me gustaría realizar una serie de recomendaciones tomadas de una fantástica guía de la Universidad de Quensland (Australia), realizada por profesionales destacados en el tema, Gwendoleen Jull y Michelle Sterling. Ojo que no estoy hablando de la vecina del quinto, son eminencias en el tema. Podéis consultar la guía y descargarla libremente en este enlace aunque está escrita en inglés. Es interesante porque además de  información y recomendaciones generales explica ejercicios de movilidad y control motor. Muchas de estas recomendaciones las he comentado durante el artículo, pero haré una pequeña síntesis de lo que creo más importante:

La recuperación después de un latigazo cervical suele ser completa en la mayoría de los casos; solo en un pequeño porcentaje quedan problemas de dolor crónico (asociado a veces a estrés postraumático).

-La duración de la recuperación es variable, desde unos días a varias semanas o meses, y no siempre es lineal, puede haber altibajos.

-Para una mejor recuperación se recomienda llevar una vida lo más normal posible (esto incluye reducir al mínimo imprescindible las bajas laborales), tener cautela en las fases iniciales e ir fortaleciendo los músculos del cuello para una reincorporación  gradual a las actividades normales (al inicio puede ser necesario adaptar las cargas de esas actividades, y a veces hay que cambiar el modo de hacerlas, es preferible esto que no hacer nada); si es posible, se recomienda seguir trabajando aunque tengamos que adaptar el puesto de trabajo durante un tiempo. También es recomendable mantener la vida social y entretenerse.

-Sufrir picos de dolor durante el periodo de recuperación es normal, no quiere decir que haya un empeoramiento (yo añado, toda recuperación tiene altibajos, no solo en el latigazo cervical).

-Es importante que los niveles de intensidad de las actividades que realicemos vayan  aumentando gradualmente (laborales, de ocio, deportivas…).

-Marcarse objetivos progresivos en la recuperación es una buena idea.

-Es importante mantener la flexibilidad y la fuerza muscular del cuello; para ello, es necesario realizar ejercicios específicos (de forma lenta y controlada, con buena postura, varias veces al día en función de la tolerancia…).

-Corregir nuestra postura corporal durante el trabajo y las actividades domésticas también es importante, evitando tener la cabeza adelantada en exceso.

-Finalmente, mantener una actitud activa en la recuperación de la lesión, hacerse cargo y responsable del problema, manteniendo un locus de control interno.

Espero que, tras este artículo, os haya aclarado un poco qué es lo que pasa en los latigazos cervicales, y cuál es la mejor manera de proceder en caso de sufrir uno, y eliminar mitos y el catastrofismo asociado a estas lesiones. Si sufres esta lesión, sigue estos consejos, y, si el dolor persiste, #AcudeATuFisio !!!

Bibliografía:

La columna cervical: evaluación clínica y aproximaciones terapéuticas. Principio anatómicos y funcionales, exploración clínica y técnicas de tratamiento. Rafael Torres Cueco. 2008. Editorial Médica Panamericana.
Whiplash injury Recovery. A self help guide. Gwendolen Jull, Michele Sterling. University of Queensland. 2015.
Biomecánica del síndrome del latigazo cervical y su analogía osteopática. Fernández de las Peñas, Fernández Carnero, Palomeque del Cerro. Fisioterapia, Vol. 26, Nº4, julio 2004. Elsevier.
Guía clínica para la rehabilitación de pacientes con esguince cervical en el primer nivel de atención. Susana González Ramírez et Al. Rev. Med. IMSS. 43 (I): 61-68. 2005.
The Effectiveness of Conservative Management for Acute Whiplash Associated Disorder (WAD) II: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomised Controlled Trials. Taweewat Wiangkham, Joan Duda, Sayeed Haque, Mohammad Madi, Alison Rushton. 2015.
The Treatment of Neck Pain–Associated Disorders and Whiplash-Associated Disorders: A Clinical Practice Guideline. Bussières AE, Stewart G, Al-Zoubi F, Decina P, Descarreaux M, Hayden J, Hendrickson B, Hincapié C, Pagé I, Passmore S, Srbely J, Stupar M, Weisberg J, Ornelas J. Journal of manipulative and physiological therapeutics. Octubre 2016.
The influence of home exercise programs for patients with non-specific or specific neck pain: a systematic review of the literature. Zronek M, Sanker H, Newcomb J, Donaldson M. Journal of manipulative and physiological therapeutics, Mayo 2016.
Effects of Neck-Specific Exercises Compared to Waiting List for Individuals With Chronic Whiplash-Associated Disorders: A Prospective, Randomized Controlled Study. Peolsson A, Landén Ludvigsson M, Tigerfors AM, Peterson G. Archives of physical medicine and rehabilitation. Feb 2015.
Are manual therapies, passive physical modalities, or acupuncture effective for the management of patients with whiplash-associated disorders or neck pain and associated disorders? An update of the bone and joint decade task force on neck pain and its associated disorders by the optima collaboration. Wong JJ, Shearer HM, Mior S, Jacobs C, Côté P, Randhawa K, Yu H, Southerst D, Varatharajan S, Sutton D, van der Velde G, Carroll LJ, Ameis A, Ammendolia C, Brison R, Nordin M, Stupar M, Taylor-Vaisey A. Spine Journal, diciembre 2015.
One- and two-year follow-up of a randomized trial of neck-specific exercise with or without a behavioural approach compared with prescription of physical activity in chronic whiplash disorder. Ludvigsson ML, Peterson G, Dedering Å, Peolsson A. Journal of rehabilitation medicine. Enero 2016.
The effect of neck-specific exercise with or without a behavioral approach on psychological factors in chronic whiplash-associated disorders: A randomized controlled trial with a 2-year follow-up. Overmeer T1, Peterson G, Landén Ludvigsson M, Peolsson A. Medicine, Agosto 2016.
Is exercise effective for the management of neck pain and associated disorders or whiplash-associated disorders? A systematic review by the Ontario Protocol for Traffic Injury Management (OPTIMa) Collaboration. Southerst D, Nordin MC, Côté P, Shearer HM, Varatharajan S, Yu H, Wong JJ, Sutton DA, Randhawa KA, van der Velde GM, Mior SA, Carroll LJ, Jacobs CL, Taylor-Vaisey AL. Spine Journal, Febrero 2014.
Management of neck pain and associated disorders: A clinical practice guideline from the Ontario Protocol for Traffic Injury Management (OPTIMa) Collaboration. Côté P, Wong JJ, Sutton D, Shearer HM, Mior S, Randhawa K, Ameis A, Carroll LJ, Nordin M, Yu H, Lindsay GM, Southerst D, Varatharajan S, Jacobs C, Stupar M, Taylor-Vaisey A, van der Velde G, Gross DP, Brison RJ, Paulden M, Ammendolia C, David Cassidy J, Loisel P, Marshall S, Bohay RN, Stapleton J, Lacerte M, Krahn M, Salhany R. European Spine Journal, Julio 2016.

Agregue Su Comentario

Su dirección de email no será publicado.