Cólico del lactante: qué es y cómo la fisioterapia puede ayudar a mejorarlo

El cólico del lactante es un síndrome caracterizado por el llanto prolongado e inconsolable de bebés SANOS de menos de 3 meses de vida, asociado a otros problemas como gases, distensión abdominal, problemas gástricos, que suele comenzar de forma repentina y se acompaña de una postura característica con el bebé en extensión, enrojecimiento facial, irritabilidad, inquietud… Es muy común que estas crisis se den durante las horas de la tarde – noche, y para hablar de cólico debe durar al menos 3 horas, 3 días a la semana al menos durante 2 semanas.

Puede ser un problema bastante desesperante para los padres, sobre todo teniendo en cuenta que pueden generar mucha ansiedad.

¿Se está abusando del diagnóstico de cólico del lactante en los últimos tiempos? ¿Se ha convertido en un cajón de sastre? ¿Se utilizan herramientas validadas para su diagnóstico? Habría que preguntarse quién hace el diagnóstico, si es un profesional sanitario acreditado, los padres o la vecina del 5º.

Image courtesy of David Castillo Dominici at FreeDigitalPhotos.net

Lo primero que hay que hacer es asegurarnos de que las necesidades fisiológicas están cubiertas y que hemos implementado los procedimientos de calma adecuados para responder a estas necesidades. Parece una tontería, pero es básico. ¿El niño ha comido bien, tiene frío, necesita el contacto materno/paterno, tiene sueño, está enfermo…? Si ya hemos descartado todo lo anterior… y aún así tenemos un cuadro de llanto como el que ya hemos descrito, es posible que estemos ante un caso de cólico del lactante. Es importante acudir al pediatra para descartar que realmente haya un problema de salud.
Una vez descartado, una buena idea es acudir a un fisioterapeuta formado adecuadamente en el manejo de los cólicos del lactante.

En este tipo de cuadros los fisioterapeutas, como sanitarios que somos, podemos intervenir proporcionando ayuda a los bebés y por supuesto a sus padres. El análisis del problema será lo primero, para ello será fundamental la historia clínica, como ocurre con cualquier paciente, y además usaremos un cuestionario específico para diagnosticar el cólico del lactante validado por la Universidad de Sevilla, así nos aseguraremos de que realmente el problema que tiene el bebé es un cólico, conoceremos su perfil, su severidad… además, valoraremos otras cuestiones como posturas, desarrollo motor, movilidad fascial abdominal del bebé, tipo de lactancia que realiza…

Con toda esa información podremos instaurar un plan de tratamiento que generalmente durará 2-3 sesiones, y que incluye terapia manual por parte del fisioterapeuta (que ayudará a mejorar la movilidad de la zona intestinal, a calmar los espasmos… facilitando por tanto la digestión) y consejos ergonómicos y posturales, estrategias de calma para el bebé, ayuda en la lactancia, alimentación de la madre, hábitos… toda una serie de cuestiones que tienen influencia en la aparición de los cólicos y que por tanto hay que considerar. La evidencia clínica nos muestra una mejoría en la intensidad y reducción del tiempo del llanto con la aplicación del tratamiento de fisioterapia, con el consiguiente aumento en la calidad de vida del bebé y sus padres. La investigación todavía es escasa, no hay suficientes estudios, o los que hay no son de buena calidad.

El cólico del lactante es un problema multicausal con alto impacto físico y emocional, con una gran diversidad de síntomas y signos, influenciado por factores biológicos (inmadurez del sistema digestivo del bebé principalmente), por supuesto, pero también de tipo psicológico, social y cultural (modelos de crianza, tipos de lactancia, falta de apego, mitos, desconocimiento de aspectos básicos…), por lo tanto debemos abrir nuestro abanico e intentar trabajar de un modo más amplio, insistiendo en la educación para la salud, en un marco multidisciplinar.

En nuestra consulta tenemos la formación para el trabajo con niños que presentan este síndrome; no dudes y pregúntanos si tienes algún problema.

Agregue Su Comentario

Su dirección de email no será publicado.